Detalles del Artículo 0 comentarios

La psicología detrás de “no ser menos que el vecino”

VO_18Independientemente de cuánto ganemos, si gastamos más que eso, nuestras finanzas irán por el mal camino.

Y querer equiparar o comparar nuestros gastos y estilo de vida con los de otros que parece que lo pueden todo, podría conducirnos hacia una situación financiera que de verdad no deseamos.

Para algunos psicólogos de las finanzas, el derroche en el que incurrimos para ser iguales o mejores que el otro responde a la necesidad o el deseo de impresionar, acción que lleva de forma irracional a gastar de más en cosas materiales.

Incluso cuando hablamos con amigos, muchos admiten que lo hacen, que gastan más de lo que pueden y que llevan un estilo de vida más caro que el que deberían, y para poder hacerlo concurren mucho al uso de la tarjeta de crédito.

Consumo como status

Si nos ponemos a pensar, hace muchísimos años, se tenía o no dinero. Hoy en día, las tarjetas de crédito y los préstamos han facilitado a consumidores de diferentes niveles de ingresos gastar dinero que no poseen.

Según la psicología, nuestro “cerebro animal” e instinto de supervivencia también se aplica a asuntos monetarios y en especial cuando se trata de compararnos con quienes nos rodean.

No queremos quedar atrás, por eso, subconscientemente tendemos a mirar a nuestro alrededor buscando aprobación y confirmación de nuestro estatus social y económico. Y esas señales hoy son nuestra casa, nuestro carro, la vestimenta, y todas las posesiones materiales.

Las consecuencias

El problema de quienes “no quieren ser menos que el vecino” es que al estar viviendo por encima de sus ingresos quedan imposibilitados de ahorrar o se endeudan.

La vida nos pasa factura por nuestros actos, y cuando quieras darte cuenta estarás tapado en deudas, o sin ahorros para tu retiro, o enfrentando situaciones penosas como el remate de tu casa.

De hecho, aquellos que tratan de mantener un estilo de vida más caro que el que pueden a expensas de sus ahorros o de tomar deuda, sólo están aumentando la posibilidades de nunca alcanzar ese estilo de vida que quieren. Gastar de más da satisfacción al corto plazo pero pagamos un precio por ellos al largo plazo.

Básicamente, están haciendo lo opuesto a lo que quieren.

Entonces, no esperes a que algo malo te suceda para darte cuenta; no esperes a llegar a una crisis para cambiar tus hábitos financieros.

Mantén tus gastos por debajo de tu nivel de ingresos, no sólo para procurar la salud de tus finanzas, sino para ahorrar el margen restante y empezar a construir el futuro que quieres.

¡Hazte fan de nuestra página en Facebook con un Me Gusta y síguenos en Twitter para estar siempre al tanto de lo que tenemos para ti y tus finanzas!

 

 

Comentarios de usuarios

Siga los comentarios por medio de RSS