Detalles del Artículo 0 comentarios

Tu “yo” del futuro piensa que debes ahorrar más

¿Quién serás en 10 años? ¿Crees que serás el mismo?

Según la ciencia, serás una persona diferente independiente de tu edad actual aunque tendamos a pensar que mañana seremos lo que somos hoy.

Claro que sabemos que nuestra apariencia física si cambiará, pero pensamos que no sucederá así con nuestra personalidad y nuestros valores, incluso nuestros gustos.

Si no lo crees, piensa en cómo eras hace 10 años. Al parecer somos más capaces de recordar quienes fuimos que imaginar cuánto cambiaremos en el futuro.

Y ¿qué pasa con el dinero y con la forma de pensar que tenemos con respecto a él?

Pues, alguien de 25 años no piensa sobre sus finanzas como alguien que tiene 35. Las preocupaciones son otras; muchos jóvenes de veinti-algo pensarían “no, ahorrar no es tan importante ahora, hay que vivir la vida”, pero 10 años después, de pronto, ahorrar es el paso que debes dar para tu primer carro, para empezar a pagar tu apartamento, etc.

Es fácil decir que alguien de tal edad prioriza tal cosa, como alguien mayor con su jubilación o padres recientes con la educación de su hijo, pero se nos hace difícil imaginar que seré “yo” quien priorice estas cosas antes de haber llegado a ese momento.

Los que ahora desearían haber ahorrado más antes para ese auto que quieren están ignorando que de pronto a su futuro “yo” le hubiera gustado tener más dinero ahorrado para el nacimiento de su primer bebé. E incluso a este futuro “yo”, quien esta muy pendiente de los gastos en pañales, probablemente le sea difícil imaginar cómo en muy poco tiempo estará deseando haber pensando más de ahorros para la universidad.

Solemos pensar que nuestros valores, deseos y prioridades financieras serán lo que son, aunque sea tan obvio como han cambiado en el pasado. Nos gusta vernos como un producto terminado y por eso nos cuesta imaginar nuestro futuro..

Sin embargo, ¿qué pensaría tu “yo” a los 40, o 50 o 60 años? El problema, para los investigadores, es que hoy no puedes identificarte con una versión más vieja de ti mismo, y gracias a esa desconexión, no tenemos un incentivo para abstenernos de gastar y de la satisfacción que eso nos produce hoy, para tener una buena vida para este “extraño” del futuro.

Todos hemos pensando en algún momento “desearía haber sabido eso antes”. Pues, reduce las posibilidades de que eso suceda.

Hay una ilusión de estabilidad que tenemos puede conducirnos a expectativas financieras dudosas, y así vamos postergando decisiones hasta que nos damos cuenta de golpe.

Ahorrar se trata, en última instancia, de renunciar a gastar dinero hoy para que puedas hacerlo más tarde.

No dejes que esta ilusión te frene, más bien imagina dónde quisieras estar en el futuro, cómo quieres estar, qué te gustaría hacer o tener cuando te retires.

No esperes a ver cómo serás en 10 o más años, y mirar hacia atrás para lamentarte por las decisiones importantes que no tomaste a tiempo; en su lugar trabaja para que ese futuro sea como a ti te gustaría que sea.

¡Síguenos en nuestra página en Facebook con un Me Gusta y en Twitter para estar siempre al tanto de lo que tenemos para ti y tus finanzas!

 

 

Comentarios de usuarios

Siga los comentarios por medio de RSS