Detalles del Artículo 0 comentarios

El test del malvavisco: la psicología de tentación financiera

Pareciera que hay dos tipos de personas en este mundo, los que pueden resistir una tentación impulsiva para atenerse a sus metas, y los que fracasan en el intento.

Y justamente un experimento para evaluar eso es lo que hizo un profesor de psicología de la Universidad de Stanford en los años 60 y luego en repetidas ocasiones: el test del malvavisco. (artículo en inglés)

El Test

Varios niños fueron invitados a “jugar”, y a todos ellos se les hizo una oferta: podrían comer un malvavisco en ese mismo instante, o esperar a que el investigador volviera a la sala luego de algunos minutos y así tendrían dos malvaviscos. Si lo comían ahora, no tendrían el segundo.

Es decir que se puso a prueba la habilidad de esos niños de esperar por una recompensa futura mayor.

¿El tema te suena familiar? Si, hemos intentado transmitirte este mensaje varias veces con respecto al ahorro y al futuro.

Los Resultados

Siguiendo con el estudio, la mayoría de ellos luchó contra la tentación pero no pudieron esperar más de unos minutos y se comieron el dulce, mientras un 30% de ellos retrasaron exitosamente la satisfacción de comerlo hasta que el profesor volviera. Ellos también lucharon contra la tentación, pero encontraron una manera de resistirla.

Un par de décadas después, el profesor encontró que los niños que habían sido capaces de esperar tenían un mejor rendimientos escolar, eran más resistentes al stress, y más proclives a lograr sus metas y a mantener sus amistades.

Pero ¿qué fue realmente lo que determinó que algunos tuvieran esa fuerza de voluntad para esperar por el premio mayor?

Según el investigador, fue la habilidad de poner atención en otras cosas en lugar de obsesionarse con el estímulo, o sea el malvavisco. Esos niños usaron diferentes estrategias, desde cubrirse los ojos, jugar a la escondida o cantar. El deseo no había desaparecido, sólo había sido momentáneamente olvidado.

Según el profesor tu fuerza de voluntad aumenta cuando aprendes a controlar tu atención y tus pensamientos.

¿Cuál es tu malvavisco?

Y ¿qué podemos hacer para lograrlo y así tener más chances de alcanzar nuestras metas?

Implementar algunas estrategias, como hacer un hábito de un buen comportamiento. Por ejemplo, podemos pensar en cuánto dinero podemos ahorrar cada mes, pero tener la voluntad de hacerlo y apartar ese dinero apenas recibimos nuestro salario en lugar de ir a gastarlo, no suele ser tan fácil.

Cuando logramos habituarnos a ese comportamiento, las emociones que antes influían en nuestra decisión de gastar ese dinero, quedan fuera, y esperar por una satisfacción aún mayor se torna un poco más fácil.

Así, manejar tus emociones puede ayudarte a ahorrar más para tu retiro.

El desafío del autocontrol

Lo que queremos decir es que poniendo atención en lo que es realmente importante, en lo que realmente quieres (pagar la universidad de tus hijos, tomarse esas ansiadas vacaciones a fin de año, empezar a pagar tu casa, vivir bien durante tu retiro), te distrae de lo que estás “renunciando” por obtener lo que buscas, simplemente porque has logrado poner tu atención y tus pensamientos en la recompensa futura.

El desafío, según el investigador es poder hacer un hábito de esos comportamientos, lo que puede llevar años. Por eso, insiste, los padres son tan importantes en transmitir esto a los hijos.

Todo tiene un origen

Pregúntate a ti mismo cómo eran tus padres contigo, si te hacían esperar por lo que querías y te daban una motivación por ello, si hacían que la espera valiera la pena; o incluso si te dejaban comer dulces antes de la cena, o te dejaban abrir los regalos de navidad antes de tiempo.

Todas estas cosas dejan huella en las personas, pero con un poquito de entrenamiento y cambio de perspectiva podemos ser más astutos que nuestros deseos.

Tener auto-control y saber esperar es lo que nos conduce a la recompensa mayor. Así como esos niños que supieron esperar y obtuvieron dos malvaviscos, tú también puedes esperar un poco, no dejarte llevar por los impulsos, la tentaciones y las compras emocionales, y atenerte a lo que es más importante en tu vida. La retribución será mayor.

¡Síguenos en nuestra página en Facebook con un Me Gusta y en Twitter para estar siempre al tanto de lo que tenemos para ti y tus finanzas!

 

 

Comentarios de usuarios

Siga los comentarios por medio de RSS