Detalles del Artículo 0 comentarios

Metas financieras: no las consigues si no las sabes

Toda nuestra comunidad de Facebook es testigo de nuestra insistencia en que fijarse metas es la mejor manera de priorizar el destino de tu dinero.

En uno de nuestros primeros artículos, te contamos sobre la importancia de saber para qué ahorramos, pero nunca está de más recordar y reforzar el mensaje de lo crítico que resulta para ti y tus finanzas.

Aunque siempre te insistimos también en la importancia de maximizar tus ahorros para tu retiro y crear un fondo de emergencias, hay otros momentos importantes en la vida y la de tu familia, y para los cuales también tienes que ahorrar, como ir a la universidad, tu casamiento si planeas hacerlo eventualmente, tener hijos o comprar una casa.

Y si no quieres terminar pagando el doble para cada uno de ellos porque tuviste que sacar un crédito para pagarlas, entonces quieres estar preparado para ellas, quieres planificar la mejor estrategia de alcanzarlas, y ¡quieres hacerlo bien!

Tienes que fijarte los eventos como tus metas financieras personales, saber la importancia que tienen para ti, y tu dedicación para lograrlas.

Pero muchas personas fracasan justamente porque no prevén estas situaciones, porque no planifican, porque no piensan en lo que quieren en algunos años, y así es como reciben esos momentos, así como vienen y se presentan y…hacen lo que pueden o se meten en problemas.

Como lo mencionamos en “Las 5 reglas esenciales para el buen manejo del dinero”:  Los planes financieros no le fallan a las personas, las personas fallan en planear

Entonces, ¿por qué es tan importante ahorrar para tus metas? Esto, claro, además de porque es la motivación que tenemos para ahorrar.

No ahorrar para el futuro te pone en una situación de dependencia: dependes de un crédito para obtener lo que querías en lugar de tu dinero, dependes de un crédito para enfrentar una emergencia, dependes de un crédito para aprovechar una oportunidad que se presentó si no tienes el dinero.

Y esa dependencia tiene consecuencias:

– Terminas pagando intereses altos por usar dinero prestado. Ahora tus finanzas estás más en control del banco que te prestó que de ti mismo, limitando tu poder de decisión.

Lo que estarás haciendo en realidad es disminuyendo el valor de cada peso que tienes hoy.

– Tu dinero pierde potencial de ganancia. Pedir dinero prestado es lo contrario a invertir. Con uno sumas, con el otro restas.

Pero pierdes dos veces: los intereses del crédito y lo que podrías haber ganado poniendo ese dinero a trabajar.

¿No sientes que estarías perdiendo demasiado?

No dejes que la vida te agarre desprevenido y con las manos vacías.

¡Ahorra para tus metas!

Si quieres saber cómo invertir y maximizar tus posibilidades, no te pierdas “Los pasos básicos para empezar a invertir” que hicimos para ti:

Lección 1

Lección 2

Lección 3

¡Hazte fan de nuestra página en Facebook con un Me Gusta y síguenos en Twitter para estar siempre al tanto de lo que tenemos para ti y tus finanzas!

 

 

Comentarios de usuarios

Siga los comentarios por medio de RSS