Detalles del Artículo 0 comentarios

Los errores más comunes sobre el ahorro

Además de NO EMPEZAR NUNCA, existen otros errores comunes que cometemos con respecto al ahorro.

Hay deudas que pagar, gastos que cubrir, regalos que comprar para el cumpleaños de tu amigo o de tu hija, y el ahorro va bajando en la escala de prioridades.

Sin embargo, debes saber que contar con el hábito del ahorro facilita tu seguridad financiera y la posibilidad de lograr tus metas, es decir que de verdad vale la pena.

Entonces si vas a empezar finalmente, intenta evitar estos errores:

Guardar el dinero en tu casa

El dinero que debes tener contigo en la casa es sólo el que necesitas para los gastos semanales y algo extra por cualquier emergencia o situación no planeada.

Tener tus ahorros en la casa, además de no ser seguro, sólo garantiza que tu dinero pierde valor  y que no estás ganando nada extra. Si la posibilidad existe, ¿por qué no aprovecharla?

Analiza mejores opciones, como abrir una Cuenta de Ahorros o un CD, teniendo en cuenta que con éste último, el dinero estará “encerrado” por unos días, por lo que si se trata de un ahorro para emergencias, no es la mejor alternativa.

Olvidarte

Simplemente olvidarte de ahorrar ese porcentaje cada mes de tu sueldo. Eso significa que no lo has convertido en un hábito.

Si realmente quieres ahorrar y puede hacerlo, tienes que pensar en ello como si fuera casi una obligación, así como pagas el arriendo o las cuentas cada mes.

Además, hazlo parte de tu presupuesto, hazlo “oficial”. Cada mes cuando recibas tu sueldo, aparta los ahorros y ponlos en una cuenta diferente a la que utilizas para pagar cosas así permanece intocable.

Usar la misma cuenta para gastos y ahorros

A colación del error anterior, usar la misma cuenta para tener el dinero que usamos para gastos cotidianos y nuestros ahorros es simplemente una forma fácil de atentar contra ellos, ya sea porque no nos dimos cuenta, o porque no pudiste resistir una tentación.

Cada vez que miras tu cuenta, verás que tienes mucho disponible para gastar en lugar de ver sólo lo que queda del dinero que destinaste para gastos. Tener una cuenta separada para ahorros es como tenerlo guardado bajo llave, es mucho menos probable que desaparezca sin darte cuenta.

Si así tenías tu dinero, no demores en ponerte a buscar información sobre cuentas de ahorro y pon ese dinero a salvo y a producir.

No tener una meta

No nos cansaremos de repetir que para ahorrar necesitamos saber porqué lo estamos haciendo; necesitamos una meta que marque la dirección de nuestros ahorro, y sobre todo que nos motive a hacerlo cada mes. Sino es como andar caminando con los ojos vendados.

Además, no tener en claro para qué lo estás haciendo, te facilita justificar que sacaste dinero de tus ahorros para otro gasto.

Fíjate las metas para las cuáles necesitas ahorrar, piensa en el plazo en que te gustaría lograrla y calcula cuánto deberías apartar cada mes para ellas.

Ahorrar para pagar deuda

La semana pasada les comentamos lo difícil que es ahorrar y pagar deudas al mismo tiempo.

Si tienes deudas que pagar, ESA es tu prioridad antes de empezar a ahorrar. Y si ya tienes dinero ahorrado y lo utilizas para pagar una deuda, puedes quedarte sin dinero para emergencias inesperadas que te hagan tomar más deuda.

Para evitarlo, haz un plan de pago de tu deuda de mayor intereses, y si aún te queda espacio para ahorrar al menos un poco, hazlo.

Manotear del fondo de emergencias

Los ahorros de emergencia son exactamente para eso, emergencias reales, es decir cuando están en juego tu trabajo, la salud, la casa o las finanzas.

Si algo inesperado te sucede en alguno de esos órdenes, querrás tener un colchón de ahorros en lugar de tener que recaer en tarjetas de crédito o préstamos.

Aprende a diferenciar cuando un gasto es necesario o cuando se trata de un mero capricho.  Si se te rompe tu computador y es tu herramienta de trabajo, está bien que uses tus ahorros de emergencia, pero querer cambiarlo por el último modelo que acaba de salir, definitivamente no es necesario.

Más ingresos, más gastos

Cuando tenemos un aumento de sueldo, muchos permiten que sus gastos se incrementen a la par, en lugar de hacer al revés e incrementar sus ahorros.

Si eres el afortunado que recibe un aumento, está bien que te des tus gustos, porque te lo has ganado, pero procura también alimentar tus ahorros, sobre todo no descuidar el fondo de emergencias que tienes que actualizar ahora para que vuelvan a cubrirte por al menos 6 meses.

¡Hazte fan de nuestra página en Facebook con un Me Gusta y síguenos en Twitter para estar siempre al tanto de lo que tenemos para ti y tus finanzas!

 

 

Comentarios de usuarios

Siga los comentarios por medio de RSS