Detalles del Artículo 0 comentarios

Primeros pasos para empezar a invertir: lección 1

Paso 1: Conoce tus números y tus metas

Invertir no es algo que decidimos hacer porque lo soñamos o porque un día nos despertamos y dijimos “hoy me levanté con ganar de invertir”. Darle a tu dinero este destino requiere, antes, conocer algunas cuestiones básicas de nuestra situación financiera.

Cualquier decisión que debas tomar será mejor si estás bien informado, en primera instancia, sobre ti mismo.

Cualquier persona que quiera empezar a invertir su dinero, debe empezar por el principio, y esto es conocer tus números y establecer tus metas:

Los números que debes saber

1. Lo que tienes.

Principalmente se trata de hacer un listado de todos tus activos, es decir si eres propietario, por ejemplo, de una casa, un auto, un apartamento, así como tus ahorros e inversiones, como pueden ser tu plan de retiro.

2. Lo que debes.

Haz la suma de tus deudas, sean préstamos o créditos, tarjetas de crédito, hipoteca o cualquier otra deuda que poseas.

3. Lo que ganas.

Es decir tu ingreso total, incluyendo tu sueldo o cualquier otro ingreso de dinero que tengas

4. Lo que gastas.

¿Cuánto gastas cada mes? Haz un estimativo de cuánto gastas en cosas básicas como alimentación, servicios, transporte, y en otros gastos como salir, comer afuera, seguros, e inclusive si realizas donaciones. Se lo más preciso posible.

No está de más insistir en que esto básicamente se trata de tu presupuesto, sin el cual no podrás dar ni un solo paso más. Así que si aún no las hecho, pon manos a la obra antes del siguiente paso.

Establece tus metas financieras

Sabiendo cuál es tu situación financiera general, ya puedes avanzar en plantearte de forma realista y más específica las metas que quieres lograr.

Las metas pueden ser muy variadas, y tienen un horizonte muy diferente. Todos tenemos objetivos financieros para cumplir en meses, un año, 5 o 20.

Metas a corto plazo pueden ser saldar una deuda en los próximos meses, o ahorrar para las vacaciones del próximo año, o adelantar cuotas de la hipoteca.

En el mediado plazo, hay metas como empezar a pagar tu auto o tu propia casa en 2 o 3 años, o construir tu fondo de emergencias, o hacer un gran viaje a un destino soñado; y al largo plazo, ahorrar para la universidad de tus hijos o para tu retiro, dentro de 10, 15, 20 años o más.

Lo importante al momento de plantearte tus propias metas es que éstas se condigan con tu realidad financiera; es decir, que sepas cuánto puedes ahorrar cada mes para cada una de ellas y que puedas priorizar.

Al momento de sentarte a pensar en qué quiere lograr realmente, pregúntate cosas como ¿cuáles son mis metas más importantes?, ¿cuándo me gustaría cumplirlas?, ¿cuánto dinero necesitaré para hacerlo?; ¿cuánto puedo destinar cada mes a ellas?

Saber con seguridad cuáles son tus metas es el paso más básico para empezar a pensar en tu estrategia de inversión. Tus metas te darán motivación, pero sobre todo DIRECCIÓN. No es posible avanzar en una estrategia exitosa si antes no sabes cuáles son tus objetivos por los cuáles hacerlo.

Síguenos en esta serie de los pasos básicos para invertir. Pronto, el paso 2.

¿Qué piensas? ¿Quieres saber más? Síguenos en @edmond_co y facebook.com/edmondcolombia

 

 

Comentarios de usuarios

Siga los comentarios por medio de RSS