Detalles del Artículo 0 comentarios

Cómo criar hijos financieramente saludables

Hemos notado que nuestros lectores están muy interesados en el tema de educación financiera infantil, y nos han hecho muchas preguntas al respecto.

Atendiendo a ello, nos topamos con la autora Joline Godfrey, especializada en educación infantil y su obra “Criando hijos financieramente saludables”.

Desde Edmond queremos ofrecerte un pequeño paseo por los capítulos más importantes de este libro, y animarte desde hoy a programar una enseñanza continua a los pequeños sobre este tema tan particular como importante.

¿Mencionamos que es increíblemente didáctico? Echa un vistazo a la reseña que tenemos para ti y haz de tus niños personas fornidas financieramente!

“Sólo soy un niño”: (de los 5 a los 8 años)

En la etapa más temprana de la vida de los niños, Godfrey alienta a los padres a hablarles sobre los principios básicos del dinero, es decir lo que hay que hacer con él: cómo ahorrar, cómo controlar el dinero, cómo gastar sabiamente, cómo vivir de acuerdo a un presupuesto, además de estimular la iniciativa emprendedora y donar a buenas causas.

Menciona también que es importante reforzar el buen comportamiento con incentivos, en lugar de castigarlos con los malos.

La autora recomienda darles una mesada semanal la cuál se debe dividir en 3 destinos: ahorrar, gastar y dar. Así mismo incluirlos en las compras y explicarles porqué se compran estas cosas y aquellas no, y estimularlos a reflexionar sus compras antes de usar el dinero con ese destino.

“Incentivando pasiones”: (de los 9 a los 12 años)

Esta es una edad muy importante para el desarrollo de los niños, las primeras señales de independencia empiezan a mostrarse. La labor de los padres en este punto será facilitar ese camino incentivando una mayor responsabilidad en sus decisiones sobre sus ahorros, gastos y donaciones.

Si ellos ya saben qué es lo que quieren, entonces anímalos a tomar la iniciativa para conseguirlo. Tanto mejor cuantos más proyectos empiezan por su cuenta.

La idea es que el niño o niña gane confianza en si mismo a través de ellos, aunque sea a través de ensayo y error, pues así aprenderán sobre las decisiones que han hecho, y los padres además de acompañarlos, deben reconocer sus esfuerzos y felicitarlos por ellos.

“Saliendo del nido”: (de los 13 a los 15 años)

Es la época apropiada para que los hijos empiecen a hacer algún trabajo fuera de la casa o darle mayor impulso a algún proyecto que tengan. No tiene que ser algo de mucha responsabilidad, simplemente  que puedan sentir cómo es el mundo real donde deberán ganarse el dinero.

Puedes hablar con tus amigos o vecinos y ver si alguien sabe de alguna oportunidad de trabajo de algunas horas de manera de no interrumpir con el estudio u otras actividades como deportes o hobbies.

Aquí también es el momento adecuado para enseñarles la importancia de hacer el seguimiento de su dinero. Invítalo a que apunte en algún lugar todos los gastos que hacen, pues de esta forma verá qué destino le está dando.

La autora recomienda que como padre lo hagas también, así no solo lo ayudarás en el proceso si no que verá que los adultos también lo hacen. Se el ejemplo.

“Volando lejos”: (de los 16 a los 18 años)

A este punto los hijos ya están casi con un pie afuera de la casa. Es oportuno que te sientes junto a tu hijo y le muestres detalladamente cómo funcionan las finanzas del hogar, contarles cuál es la situación financiera familiar y cómo manejan el dinero para pagar las cuentas y los gastos de casa mes.

Si es momento de aplicar a la universidad, deja que ellos mismos se encarguen de hacerlo, de manejar el papeleo y todo lo pertinente al tema.

Si le estas entregando a tu hijo un dinero para gastos generales de la vida universitaria, lo mejor sería que le entregaras una cifra fija mensual y enseñarle cómo hacerla rendir, ya que si cada vez que se quede sin dinero le envías más, solo estarás mal acostumbrándolo y será mucho más difícil para el cuando dejes de enviarle dinero.

Es importante que empiecen a ser económicamente más independientes, todo esto los ayudará a prepararse cuando llegue el momento de desprenderse 100% de la ayuda paternal

“El género y el dinero”:

Los niños y las niñas son diferentes, es verdad. Pero eso no quiere decir que cada uno deba tener una forma diferente de ser enseñado sobre estos principios básicos. Básicamente lo que Godfrey sugiere en este capítulo es que la lección idónea para enseñar a los hijos es “tú puedes hacerlo”, sin diferencia de género.

Puedes contarles y mostrarles historias tanto de hombres y mujeres que han tenido una vida fructífera y que vienen de distintos entornos. La decisión de tener una vida como la imaginan es de ellos, sólo debes inculcarles el pensamiento de que es posible y principalmente por sus propios méritos.

“Criando pequeños filantrópicos”:

Compartir es una de las sensaciones más satisfactorias que hay, y así debes enseñarle a tus hijos. Involúcralos desde pequeños en actividades en las que creas, las obras de caridad se volverán muy valiosas para ellos.

Que desarrollen su sentido humanitario desde muy pequeños los hará grandes personas. No desperdicies oportunidad para llevarlos a eventos que se relacionen con esos principios y les ayuden a crear una conciencia social y compasión por otros.

Esperamos que esta reseña haya sido muy útil para ti y te animes a emprender este camino importante con tus hijos. No importa si ya están grandecitos, nunca es tarde para aprender, y el ejemplo es el mejor maestro.

¿Qué piensas? ¿Quieres saber mas? Siguenos en @edmond_co y facebook.com/edmondcolombia

 

 

Comentarios de usuarios

Siga los comentarios por medio de RSS